Hipocresía visual

Escena videojuego Limbo

Escena de “Limbo”

Esta pequeña reflexión viene a cuento de una conversación con dos amigos, hablando sobre videojuegos. Nos contábamos como nos gustaba jugar a los arcades antiguos, los primeros “Tomb Raider”, “Legend of Zelda” o “Final Fantasy” que suponían un esfuerzo intelectual, que tenían fondo y que producían una satisfacción brutal al terminarlos, dejando como un buen libro o una buena película, un regusto dulce que invita cada dos por tres a rememorar los pasos recorridos.

Pero en un momento dado esos videojuegos desaparecieron.

En los últimos años de los 90, salvo honrosas excepciones, que las hubo, las historias fueron perdiendo fuerza en pos de la supremacía de los gráficos, del realismo dramático, de los movimientos fluidos, del efecto y la imagen. Aparecieron una bandada de juegos que impresionaban al público general durante unos meses (en algunos casos menos) y que al poco poblaban las estanterías de segunda mano.

Unos años y miles de dólares, yenes y euros después, algunas personas se dieron cuenta de que la gente seguía jugando a sus videojuegos clásicos, a las Gameboy, aunque estuvieran destrozadas. Se dieron cuenta de que las reediciones se vendían como churros. ¿Algo fallaba?

Fallaba el fondo, joder, los juegos nuevos eran humo, moda, fachada, ornamento y por tanto, delito.

Entonces alguien cambió el concepto, desde lo más profundo, llevando la contraria y creando un juego barato, de gráficos insultantemente sencillos, pero con infinidad de posibilidades, de historias, experimentación con gusto, y después empezaron a surgir más y más, desbordando el mercado y desbancando a las grandes superproducciones gráficas de sesenta euros o más. Juegos como “Minecraft”, “Limbo”, “FEZ”, etc. Surgen los llamados juegos-indie

Y es que los videojuegos son a día de hoy, el arte más avanzado formal y conceptualmente. En el caso del cine es fascinante ver como entre los grandes éxitos, ya no figuran cosas tan extremadamente costosas como “Avatar” a la que pocos mencionan. La serie está cogiendo fuerza y, pese a que el cine “de consumo” siempre está ahí, el cine “de culto” lo forman cada vez más películas de presupuestos moderados e ideas geniales.

Como siempre, la arquitectura ha ido y va a la zaga del resto de las artes pictóricas, gráficas o escénicas. La actualidad al igual que estaba hace unos años la de los videojuegos, salvo maravillosas excepciones, está representada por los renders donde los cielos se desgarran con rayos de luz y la gente desdibujada contempla bandadas de maravillosos pájaros que jamás existieron, bajo el amparo de una arquitectura que sufre un escorzo continuo.

Venga ya, y que más.

China Pavillion expo 2015 - link-arc+tsinghua university

China Pavillion expo 2015 – link-arc+tsinghua university

Estos renders representan proyectos donde el sentido común pierde fuerza respecto a la imagen, producidos, como Pallasmaa dice, por “la supremacía del ojo respecto al resto de sentidos”. Proyectos que bien podrían ser crash-test por la cantidad de choques, resbalones y cabezadas que producirían, que tienen estructuras sostenidas por métodos mágicos, y que utilizan recursos de los que no se disponen porque se justifican con la palabra “sostenible” por todos lados, pero que, eh, sirven para aprobar proyectos y para ganar premios de bastantes miles de euros.

Como profesional me daría vergüenza que las palabras que hace más de cien años dijera Adolf Loos, pudieran aplicarse a mi obra o mis ideas, porque ornamento no es solo poner una voluta, un friso, una cornisa, ornamento también es utilizar una forma efectista sin función alguna para deleitar al gusto de las masas hambrientas de postureo.

Aborrezco las redes sociales y los blogs cada vez que aparece el listo de turno, con su ego de la mano, defendiendo con neologismos y anglicismos que ni él mismo comprende un render efectista de un proyecto, que como render efectista que es, produce un efecto en mí: nauseas.

Islamic Cultural Center-BIG

Islamic Cultural Center-BIG

Y lo peor es que estamos inmersos en una crisis de dimensiones considerables y seguimos dibujando estupideces, por aquello de la libertad creativa y la idea de “artista”, de la que los arquitectos no queremos desprendernos, pese a que sea dañina como un cáncer.

En vez de enfrentarnos a los problemas reales que nos afectan, como la falta de presupuesto, o limitación de materiales, cerramos la mente y abrimos los ojos a ver qué nueva horterada se nos ocurre para que todos admiren al genio y señor que es el arquitecto.

Pero por suerte, da gusto ver como siempre han surgido y surgen en la actualidad algunas voces reclamando esa arquitectura sencilla que como el Sr. Lobo en “Pulp Fiction”: soluciona problemas. Y mientras esta se asienta, aquí estaremos unos cuantos defendiéndola con la esperanza de que, al igual que en los videojuegos, tumbe a la mayoría de estrellas de turno, mientras otros se devanan la cabeza para descubrir una nueva forma paramétrica con la que regocijarse.

Put away house - Alison & Peter Smithson

Put away house – Alison & Peter Smithson

Texto: Manuel Barba / Fotografía: Información en el pie de foto / Escrito originalmente para The A.A.A.A Magazine / Cita: Manuel Barba, “Hipocresía Visual” / Fecha 10 mar 2014 

7 pensamientos en “Hipocresía visual

  1. Discrepo totalmente en considerar que el ornamento se opone a una idea “socialmente comprometida” o “Pragmáticamente efectiva” de la arquitectura: cuando se crean esos renders absurdos, es porque venían demandados imlícitamente en el programa de la convocatoria. Se pierde mucho tiempo en el juicio moral a los “formalismos” (evitando jucios más “operativos”)… El propio Loos era mucho más locaza de lo que se suele pensar, y si se relee Ornamento y Delito se encuentran detalles incluso irónicos…. Respecto a la cita de Pallasmaa, simplemente no aconsejo hacer demasiado caso a ese señor, que sin ser un completo botarate es mucho menos “profundo” de lo que su aura hace prejuzgar. El enemigo de la arquitectura no es la arquitectura-espectáculo, razonamiento simplista y perezoso que impide comprender las dimensiones históricas, culturales, industriales, representacionales, etc. del asunto… pero ese es un tema a debatir más pausadamente. Saludetes compañeros!

    • Gracias por dejar tu opinión!
      ¿A qué tipo de juicios “más operativos” te refieres?
      Obviamente, releyendo a Loos, no podemos esperar que no nos resulten irónicos a día de hoy algunos puntos, ya que nos situamos a 106 años de su publicación. Aún así, hay ornamentos, y ornamentos vacíos. Estos renders, si se producen exclusivamente para vender una imagen que no existe, no tiene nada que ver con “arquitectura”, y por tanto, está vacío de todo sentido.
      También discrepo 100% con “El enemigo de la arquitectura no es la arquitectura-espectáculo, razonamiento simplista y perezoso que impide comprender las dimensiones históricas, culturales, industriales, representacionales, etc. del asunto”.
      En fin, gracias por generar debate! saludos.

  2. Pingback: Otra ciudad imposible para enviar por carta a mi pequeño futuro arquitecto | The A.A.A.A. Magazine

  3. Pingback: ¿Qué pensará la gente que sale en los renders? | The AAAA Magazine

  4. Pingback: Blog de Fundación Arquia | DOMINADOS POR EL SOFTWARE

  5. Pingback: De por qué “espectáculo” no debería rimar con “vernáculo” | aaaa magazine

Aquí puedes reflexionar sobre los temas tratados. Para evitar el trolleo, sólo se publican y responden los comentarios escritos con educación, libres de chulería y prepotencia. En AAAA no potenciamos ciertas actitudes. Gracias por sumar.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s