¿Qué pensará la gente que sale en los renders?

Desde hace unos cuantos años es prácticamente obligatorio en algunos círculos presentar, junto a plantas y alzados, diferentes infografías que expliquen un proyecto. Es curioso como estas imágenes, poco a poco, han ido ganando terreno y en muchos casos se han vuelto incluso más importante que los mismos planos. Seguramente esto se debe a que las infografías lo aguantan todo: luces imposibles, voladizos descomunales, efectos gravitatorios dignos de la Sci-Fi y perspectivas que ni el mismísimo M.C. Escher se hubiese atrevido a soñar.

Royal Adelaide Hospital - Fuente:

Royal Adelaide Hospital – Autor: Yeison Salazar Montoya

Sobre esta “pornoarquitectura” ya habló hace unos meses Manu Barba en su artículo Hipocresía Visual, donde exponía como las herramientas digitales (porque al fin y al cabo eso es lo que son) se han pervertido para engañar al ojo con imágenes efectistas de escaso valor arquitectónico. Así que, siguiendo esa línea, hoy me gustaría poner el acento en el uso de las imágenes de personas y vegetación en la infoarquitectura.

Cuando uno empieza sus primeros trabajos en este campo se encuentra con una carencia importante  de recursos, por lo que una de las constantes que se suelen repetir es la búsqueda de imágenes de gente con fondo blanco y árboles ya recortados para darle “gracia” a nuestro render. Siempre me he preguntado qué pensaría esa gente si supiese que un estudiante o un estudio de arquitectura lo ha puesto en un panel de su proyecto, así porque sí, para hacer bulto. ¿Os imagináis ir un día a una exposición y veros en un panel? ¿o publicado en una revista? Ya se lo que muchos me vais a decir, que para eso están los bancos de imágenes o los paquetes que se pueden comprar con archivos, y que valen un pastón dicho sea de paso, pero a menudo la necesidad aprieta y no es raro pillar una imagen de google y recortarla para salir del atolladero.

Yo sinceramente no se que pensaría, puede que incluso me sintiese halagado de alguna manera o pensara que ojalá hubiese estado realmente en esos sitios oníricos que a menudo vemos publicados; esos edificios envueltos en brumas y rodeados de prados en medio de la ciudad (pasa más de lo que pensáis) o en esos halls que harían enrojecer a cualquier nave espacial.


Universidad de Windsor – Foto: Tony Hafkenscheid

El caso es que cualquier infografía que se precie está repleta de personas, algunas hasta el punto del absurdo, y sin embargo cuando el edificio se construye y llega el fotografo… ¿qué pasa? ¿dónde ha ido todo el mundo? Resulta curioso como durante la concepción del edificio se piensa tanto en el usuario, se vende al cliente la imagen éxito de afluencia sin mediar palabra y sin embargo el día de la foto con suerte se verán nos fantasmillas difuminados por ahí de fondo.

Esto me lleva a pensar en el destinatario final de las infografías y en el de las fotos. Mientras que en las primeras se busca imbuir de sensaciones cada imagen del edificio, en las segundas queremos ver la obra al desnudo, en un estado que no es el suyo natural (la arquitectura se hace para usarse, o al menos se hacía…) y sin nadie que nos distraiga de lo verdaderamente importante.

Entonces… ¿A quién van dirigidas entonces estas imágenes? Pues parece que al final no van en ningún caso a los usuarios, quienes son protagonistas aunque sea por omisión en las fotografías, y quienes deberían ser el centro de todos nuestros esfuerzos como arquitectos. Seguramente esto venga muy estrechamente relacionado con ese afán de ser publicado tan de moda estos días y esas doctrinas impuestas por determinados medios del sector… Pero esa es una historia para otro día. Mientras podéis ir pensando, ¿qué preferís ser, recortados o difuminados?

Texto: Enrique Parra / Fotografía: Pie de Foto / Escrito originalmente para The AAAA Magazine / Cita: Enrique Parra, “¿Qué pensará la gente que sale en los renders?” / Fecha 10 jul 2014 /

6 pensamientos en “¿Qué pensará la gente que sale en los renders?

  1. ¡Muy buena reflexión! Creo que lo de fotografiar la arquitectura vacía y renderizarla llena viene por el afán de control del “aspecto” de la obra: En un render puedes controlar a quien metes, y siempre se intenta que los personajes den aspecto de tranquilidad, seguridad, felicidad…Sin embargo, la realidad es más cruda, porque no puedes controlar a la gente, ni lo que hace. Por ejemplo, una esquina mal proyectada en un render no se nota, en la realidad puede ser el lugar perfecto para mear de borrachera y tener todos los días un maravilloso charco, (así tan crudo como suena). Por también las obras se fotografían justo al terminarse. No se piensa en el envejecimiento ni en el uso, solo en una imagen concreta, lo cual da un aspecto que realmente el edificio tiene durante…¿días?

    ¡La realidad es implacable y lo mejor que se puede hacer es saber dialogar con ella!

  2. Estoy muy de acuerdo con el artículo y con lo que dice Manu. A menudo, cuando proyectamos, buscanos generar imágenes efectistas, incluso con los planos además de los renders. Esto no es del todo malo pues su misión es vender nuestra idea, lo cual no es fácil. El problema es que muchas veces en ese proceso olvidamos que nuestra idea se tiene que materializar y no solo esto, sino que tiene que perdurar en el tiempo.
    Así que el uso de estas imágenes no me parece mal siempre que no se mienta demasiado. Cada vez que veo uno de esos renders con un halo de luz volumétrica pienso “la de polvo que tiene que haber ahí”. Del mismo modo que las plantas y secciones que proyectan sombras en el interior no me gustan por el hecho de que es una mentira, esa situación no se producirá nunca. Aunque sea un medio para comprender mejor el volumen.
    Creo que estas herramientas está bien utilizarlas para ayudarnos a comprender nuestro proyecto y para que lo entiendan los demás pero teniendo siempre presente que algún día habrá que construirlo y lo lógico es que se parezca bastante a estas representaciones. De no ser así, habríamos mentido a nuestro cliente (profesor, jurado…) y probablemente a nosotros mismos.

  3. Buena reflexión acerca de la incoherencia de cómo en la fase de proyecto se vende el mismo a través de las personas y en el resultado real se extirpan de él.

  4. Pingback: Porno para Arquitectos (I) | PedacicosArquitectonicos

  5. Pingback: Dominados por el sorftware : Blog de Fundación Arquia | Blog de arquitectura y arquitectos

Aquí puedes reflexionar sobre los temas tratados. Para evitar el trolleo, sólo se publican y responden los comentarios escritos con educación, libres de chulería y prepotencia. En AAAA no potenciamos ciertas actitudes. Gracias por sumar.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s