Arquitecturas en papel / Todas las casas son ojos

© Ana Asensio Rodríguez

© Ana Asensio Rodríguez

Todas las casas son ojos
que resplandecen y acechan.

Todas las casas son bocas
que escupen, muerden y besan.

Todas las casas son brazos
que se empujan y se estrechan.

De todas las casas salen
soplos de sombra y de selva.

En todas hay un clamor
de sangres insatisfechas.

Y a un grito todas las casas
se asaltan y se despueblan.

Y a un grito todas se aplacan,
y se fecundan, y se esperan.

Poema de Miguel Hernández, perteneciente al ‘Cancionero y romancero de ausencias’ (1938-1941) / Fotografía: Ana Asensio Rodríguez