Ciudad

Iré a la ciudad a que me entregue su alma
a que me diga su conocimiento, iré.
Cuando la luz despunte desde abajo,
cuando levante sus manos al aire amontonado
a que me regale sus años y sus secretos, iré.

Para perderme en sus calles imbricadas
de tiempo,
a que me diga que piensa del pasado,
a que disponga su remedio a tan solitario
pasaje,
a eso y a que me abrace, iré.

Y cuando el nostálgico silencio
se sume a la luz en una danza
y cuando el pétreo papelito de sus muros
se haga tenue y refulgente cual topacio,
cuando ella me sumerja bajo su aliento rasgado,
allí escondido,
bajo su pecho,
latiré de nuevo
y de nuevo tú agarrarás mi mano.

Iré a la ciudad que ya no existe
a emborracharme de silencio y de pasado
olfateando las miserias del olvido
amando tu recuerdo con los siglos a mi lado.

Texto: Diego Quintas /  Escrito personal, publicado originalmente en AAAA magazine / Cita: Quintas, Diego: “Ciudad” /  Fecha 7 jul 2015