Construye sostenible

You’re scared of going hungry

You harvest more than you grow

You think you need more things

These things, you buy, buy and throw out

You scared of earning less

Than your neighbor or your dad

You think you need more jewels

More jewels and gold to be glad

How much do you need?

Say, how much more?

How much do you need?

What’s all this for?

Help me to get this

You think you need more money

So you work day and night

You think you lack affection

You spread your love out

You think you need more space

So you got yourself a bigger home

You think you need more freedom

With freedom, you’ll end up alone

How much do you need?

Say, how much more?

How much do you need?

What’s all this for?

Help me to get this

Fedrika Stahl, Demain

image001

[1] Sharma Springs, Bali © Ibuku Bambo

Compartir un mate, dormir bajo las estrellas, recorrer un país pedaleando y otro a dedo, bailarle al fuego, pisar bosques, prados, dunas, desiertos… La raíz de las inquietudes que me invaden cada mañana son esas experiencias vividas. Ellas han establecido unas leyes para mí supremas: las naturales (la necesidad de proteger la Tierra, sus recursos y regalos) y las humanas (la libertad, los derechos humanos, la independencia y la democracia). Una ingeniera no puede sino preguntarse “¿cómo armonizar mi profesión con ese aprendizaje vital?”

La respuesta: a través de la bioconstrucción, partiendo de la sabiduría de la arquitectura popular y utilizando los medios y tecnología disponibles en nuestra época. Y digo bioconstrucción, y no “construcción sostenible”, por el nocivo efecto que el green washing sigue profesando sobre la “sostenibilidad”.

Buscando definiciones de ambos conceptos, es habitual encontrar algo como esto:

Bioconstrucción: sistemas de edificación, establecimiento de viviendasrefugios u otras construcciones, realizados con materiales de bajo impacto ambiental o ecológico, reciclados o altamente reciclables, o extraíbles mediante procesos sencillos y de bajo costo, como los de origen vegetal y biocompatibles. La bioconstrución debe entenderse como la forma de construir que favorece los procesos evolutivos de todo ser vivo, así como la biodiversidad, garantizando el equilibrio y la sustentabilidad de las generaciones futuras. Para ello se debe de tener en cuenta la gestión del suelo, del agua, del aire y de la energía, así como el consumo y desarrollo local.

Los principios de la bioconstrucción incluyen: encontrar una ubicación adecuada, integración en su entorno más próximo, diseño personalizado, adecuada orientación y distribución de espacios, empleo de materiales saludables, biocompatibles e higroscópicos, optimización de los recursos naturales, implantación de sistemas para el ahorro y de producción limpia, programas de recuperación de residuos y depuración de vertidos, y un manual de usuario para su utilización y mantenimiento.

 Arquitectura sostenible:  también denominada arquitectura verde, eco-arquitectura y arquitectura ambientalmente consciente, es un modo de concebir el diseño arquitectónico de manera sustentable, buscando optimizar recursos naturales y sistemas de edificación de modo que minimicen el impacto ambiental de los edificios sobre el medio ambiente y sus habitantes.

Los principios de la arquitectura sustentable incluyen: la consideración de las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno en que se construyen los edificios para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto; la eficacia y moderación en el uso de materiales de construcción, primando los de bajo contenido energético; la reducción del consumo de energía para calefacción, refrigeracióniluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables; la minimización del balance energético global de la edificación abarcando las fases de diseño, construcción, utilización y final de su vida útil; y el cumplimiento de los requisitos de confort higrotérmicosalubridad, iluminación y habitabilidad de las edificaciones.

  image002

Druck

[2] Training Center for sustainable construction, Marrakesh © Anna Heringer

Estas definiciones no me parecen del todo justas al momento en que la bioconstrucción es presentada con tonos de extrema simpleza técnica, mientras que la arquitectura sostenible es mostrada como adecuada para proyectos contemporáneos con base científica, y soluciones high-tech.  Sin embargo ambas abrazan la tecnología de igual forma, buscando el ahorro a través de la eficiencia energética y el aprovechamiento de recursos locales disponibles.

¿Tiene sentido llamar sostenible a aquello que no es equitativo desde un punto de vista social, económico o ecológico?, ¿a sofisticadas soluciones técnicas solo al alcance de unos pocos? O sin ir más lejos: ¿es lógico que un edificio con certificación BREEAM Excelente tenga una vida útil de 50 años?

Equipos como los de Elora Hardy, Anna Heringer o Anupama Kundoo no son carismáticos héroes haciendo una arquitectura peculiar con una fuerte influencia local, sino que forman parte del gran elenco que cada día utiliza su ingenio para edificar el desarrollo sostenible de pueblos y regiones. A través del uso inteligente de recursos naturales locales o de recuperación, la reinterpretación de técnicas constructivas y la síntesis entre low y high-tech, se levantan hoy estructuras contemporáneas durables, resistentes y eficientes, en las cuales se prioriza el confort y el mínimo mantenimiento.

Mi reto como profesional es formar parte de esa cadena humana que camina hacia el objetivo de normalizar la bioconstrucción (y redefinir la sostenibilidad) como filosofía y sistema de construcción, en pro de un ahorro energético real y la disminución del impacto ambiental. Hablar de bioconstrucción no es levantar una bandera naif e ingenua para salvar el planeta, sino dar una oportunidad a las alternativas que están a nuestro alcance. Less is more, and small things make big changes.

Redacción: Ana Calero / Imágenes: Info pie de foto / Edición: Ana Asensio / Escrito originalmente para AAAA magazine / Fecha:  13 dic 2016 / Artículos relacionados:  La insostenibilidad de lo sostenible