La arquitectura debe morir

Hemos dejado de lado la oportunidad de morir. Tememos cerrar los ojos y no poder volver abrirlos jamás. Tememos al sueño eterno. A perderlo todo. Olvidar las relaciones personales. Dejar atrás nuestras pertenencias y dejar atrás todo lo que algún día creímos nuestro.

Hay ocasiones en que me siento muy cercano a la muerte, ocasiones en las que me gustaría morir: Cerrar los ojos, cansados de tanta mentira. ¿Pero es la muerte algo necesariamente negativo? Morir, desde otra perspectiva, debería ser visto como una oportunidad única.

Sigue leyendo

The Capitalization of Movement

Tijuana © Elsa Solorio Borbón

Tijuana © Elsa Solorio Borbón

Day after day, millions of people are forced to spend a considerable number of hours stuck in their city’s traffic, trapped in their own transit. Cities, with their people and their routines create strong pendulum-like inertias that generate a rhythmic and sequential movement.

Moving back and forth, from left to right, at a certain time,on certain days of the week is an inevitable part of daily life. There are times and routes that one thinks or hopes may be calculated. . This is where the majority of the citizens’ irritability stems from – the obstruction of movement.   For car accidents, road remodeling, and funeral marches attack one of the most cherished values that humans possess: their time.

Sigue leyendo

La Capitalización del Movimiento

Tijuana © Elsa Solorio Borbón

Tijuana © Elsa Solorio Borbón

Día a día, millones de personas se ven obligadas a pasar un buen número de horas detenidas en la congestión vial de ciudades atrapadas en su propio tránsito. Las ciudades, con su gente y sus rutinas, crean fuertes inercias pendulares que generan un movimiento rítmico y secuencial.

Moverse de arriba abajo, de izquierda a derecha, a cierta hora y ciertos días de la semana, es inevitablemente parte de la vida cotidiana, con tiempos y rutas que se piensan o desean calculables. De ahí que gran parte de la irritación ciudadana provenga del entorpecimiento de los desplazamientos.

Porque el accidente de tránsito, la remodelación vial o la marcha funeraria, atentan contra uno de los valores más preciados que el humano posee: su tiempo.

Sigue leyendo