Arquitectura Popular / ¿Arquitectura sin arquitectos, vernácula, anónima, espontánea, indígena, rural, tradicional?

¿Por qué hemos adoptado el término arquitectura popular, y no otro, para representar la materialización edificada de los rasgos sociales, económicos, geográficos, culturales, emocionales y sensoriales de una población?

© Ana Asensio Rodríguez

© Ana Asensio Rodríguez

Sigue leyendo

Jaulas

Antigua prisión provincial, A Coruña. © Simita Fernández

Antigua prisión provincial, A Coruña. © Simita Fernández

Estábamos tan concentrados que cuando nos dimos cuenta caminábamos en fila, uno detrás de otro, como si necesitásemos que alguien nos marcase la ruta. Tener a quien seguir. Maniática manía agotadora de almas y zapatos que empezamos a odiar cuando se acabó la senda.

El espacio era finito.

Nuestra vida, rutina disfrazada.

¿Qué se supone que deberíamos haber hecho?

¿Dejarnos morir como un sofá sin patio?

Sigue leyendo

Cicatrices

La primera vez que te vi estaba todo oscuro, olía a niebla y escama y tú tosías veneno. Era todo confuso, ¿cómo un corazón cansado de cirugías y miedos podía hipnotizarme tanto solo mostrando un trocito de lo que había congelado en el tiempo? Fue verte y amarte.

¿Quién eras? ¿Quién entendía tu tristeza? ¿Quién se había llevado tus puertas? Llorabas colores. Se peleaban tus paredes.

Me preguntaba en silencio si habría alguien más mirando tu venda, si algún día volverías a ser algo más que recuerdos… la vida te hizo vida y te mutiló en secreto, ¿serías capaz de mirarte al espejo?

Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona | Lluís Domènech i Montaner ®Simita Fernández

Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona | Lluís Domènech i Montaner ®Simita Fernández

Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona | Lluís Domènech i Montaner ®Simita Fernández

Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona | Lluís Domènech i Montaner ®Simita Fernández

Sigue leyendo

¿Qué se esconde tras la ruina?

Ruinas del foro romano, Roma, Italia.  © Miguel Busto

Ruinas del foro romano, Roma, Italia. © Miguel Busto

 

Memorias venerandas de otros días,

soberbios monumentos,

del pasado esplendor reliquias frías,

donde el arte vertió sus fantasías,

donde el alma expresó sus pensamientos.

Al veros ¡ay! con rapidez que pasma

por la angustiada mente

que sueña con la gloria y se entusiasma

la bella historia de otra edad luciente.

¡Oh Quisqueya! Las ciencias agrupadas

te alzaron en sus hombros

del mundo a las atónitas miradas;

y hoy nos cuenta tus glorias olvidadas

la brisa que solloza en tus escombros.

(…) Que mientras sueño para ti una palma,

y al porvenir caminas,

no más se oprimirá de angustia el alma

cuando contemple en la callada calma

la majestad solemne de tus ruinas.

 

A través de estos fragmentos del poema Ruinas de Salomé Ureña de Henríquez, escrito en 1876, nos acercamos al significado y simbolismo de esos paramentos alzados de antiguas edificaciones, que constituyen el resto arqueológico más visible y perdurable. Son una casi inagotable fuente de información. Las ruinas.

Sigue leyendo

La Biblioteca olvidada

¿Nunca os ha pasado que vais a un edificio y no descubrís lo que realmente es hasta que salís de él? A veces es como tener la sensación continua de que ahí hay algo que no es definible con palabras, otras veces esa sensación no se manifiesta hasta pasado un tiempo, algo activa un resorte que te hace comprender de golpe donde has estado y por efecto mecánico tu boca expulsa exclamaciones diversas y algún que otro improperio.

Desde luego no fueron pocas las exclamaciones que solté cuando echándole un ojo por encima a un libro de obras de Miguel Fisac en la biblioteca de la escuela leí: “Casa de la Cultura, Jardines del Prado, Ciudad Real (1957)”. Junto a esta referencia aparecían un plano de una planta organicista, casi propia de Aalto con jardines y una espectacular escalera de caracol en un espacio completamente diáfano. A esta imagen le acompañaba una foto del alzado donde se podía ver un edificio totalmente racionalista, con una gigantesca jardinera en la entrada.

Sigue leyendo