Arte y Arquitectura: Decay / Matthias Haker

© Matthias Haker

Estas paredes hablan. Aquí vivió gente. Aquí rió, o lloró. Ahí hubo banquetes, bailes, besos, pesadillas y tristeza. Aquí hubo grandes historias y pequeños momentos, ahora cubiertos bajo el peso de la extinción, bajo las sombras de la decadencia.

Algo apocalíptico danza entre las hojas secas que se acumulan en la intersección de estos muros, en las sinuosas curvas de estas escaleras. Algo que asusta, y que al mismo tiempo, te atrae hacia su interior, hacia el escenario de un ocaso, hacia la agonía de la arquitectura.

No es una ruina. Nunca será ese cúmulo de piedras que lucen orgullosas en alguna plaza, rodeadas de turistas armados con sus cámaras. Desmoronamiento maquillado por las restauraciones, como cuando una anciana trata de mantenerse joven luchando contra el inexorable paso del tiempo.

Estos edificios no se visten de vanidad, sino que ocultan sus secretos entre las sombras. Pero en ese desamparo se esconde también una belleza intimista, descubierta por el fotógrafo alemán Matthias Haker, que tratará por encima de todo de perpetuar esa lenta decadencia, no sólo en la película fotográfica, sino manteniendo en silencio dónde yacen hasta su destrucción estas venus arquitectónicas.

Sigue leyendo

Arte y Arquitectura: Patterns / Dariusz Klimczak

¿Cómo sueñas la arquitectura?

Una escenografía incierta construye nuestros sueños. Durmiendo, imaginando, todos somos arquitectos de nuestro propio espacio, todos somos capaces de levantar, materializar y habitar, alejándonos del consciente, del deseo consciente.

La Arquitectura Onírica se autogenera, se autodestruye, haciendo que proyectemos dentro de nuestra mente sensaciones espaciales, creadas cuando la realidad ya ha quedado obsoleta.  En la distorsión de la ensoñación, el espacio onírico forma parte de un submundo ilógico, extraño, donde el infinito y el vacío, la luz y la oscuridad, la repetición, la paradoja, se convierten en formalizadores de nuestra locura arquitectónica.

Este azar edificado, esta espontaneidad creadora y constructora, con una visión desnuda de nuestro propio ser liberado de los tapujos sociales del verdadero hábitat humano, son expresados a través de la manipulación fotográfica, en la serie Patterns, del fotógrafo polaco Dariusz Klimczak.

Sigue leyendo

Fábricas, la escena del crimen / Manuel Marchant

 

“El patrimonio es una necesidad y es un discurso, es darle un orden a la memoria, es un acto de sentido. […] La memoria es también olvido, es ambas cosas, una combinación de recuerdo y olvido.

Es por eso que hay que hacer esta distinción entre memoria e historia y, por lo tanto, con la identidad, que es el correlato, porque siempre la selección de la memoria es una interpretación, un escoger”. [José Bengoa. Identidad, Memoria y Patrimonio.]

Sigue leyendo

Arte y Arquitectura: Cityscapes / Tim Jarosz

Hay ciudades que contaminan nuestros sueños. Retales de recuerdos de niñez; breves escenas que suceden en un parpadeo en el día a día, como un haiku, en la rutina más densa; deseos de permanecer para siempre entre sus rincones, o de volar lejos de ellas, dejando atrás sus vallas metálicas, sus edificios desconchados, sus muros y calles que se han ido transformando desde que te vieron nacer. Escenas que te persiguen, estés donde estés, invadiendo el subconsciente, recordándote de dónde eres.

La ciudad natal, con todos sus significados, está enlazada al individuo tanto que su perfil, sus olores, sus atardeceres, son parte ya de nuestra más profunda percepción de aquello que nos rodea, provocando que miremos el mundo a través de ella; a través de cómo la sentimos, cómo la recordamos, la soñamos; a ella, a nuestra ciudad.

Este sentimiento se lee en la obra del americano Tim Jarosz, que crea fantásticos paisajes urbanos a través del uso de la fotografía, del collage y la modificación digital del color y textura. Este fotógrafo y diseñador gráfico procedente de Chicago expresa en sus imágenes una inexistente y nueva Chicago, viva sólo en su imaginario.

Sigue leyendo

Arte y Arquitectura: SkyArt / Thomas Lamadieu

El ser humano está castigado a mirar hacia el frente caminando sobre sus dos piernas. Con este simple hecho se estructura todo nuestro espacio, y  nuestras ciudades. Compuestas por calles, puntos de fuga a lo lejos que potencian ese caminar, caminar, caminar, miramos al cielo desde espacios despejados de la ciudad, parques, miradores. La conquista de la ciudad se reduce siempre a esos vacíos, las calles, los patios, las placetas, vacíos cada vez más estrechos de la ciudad contemporánea.

Esa delineación y acotación del espacio libre que pisamos u observamos muchas veces nos agobia y asfixia, pero también remarca un lienzo limitado, irregular, cambiante desde cada punto de vista, para ser rellenado por la imaginación de los soñadores. Como un niño pequeño ve animales en las nubes, que se mueven con el viento y devoran unos a otros, el artista francés Thomas Lamadieu completa el cielo enmarcado con los personajes dibujados por su mente.

Sigue leyendo