Arquitecturas en papel / Vengo helada por paredes y cristales

Luna:

Cisne redondo en el río,

ojo de las catedrales,

alba fingida en las hojas

soy; ¡no podrán escaparse!

¿Quién se oculta? ¿Quién solloza

por la maleza del valle?

La luna deja un cuchillo

abandonado en el aire,

que siendo acecho de plomo

quiere ser dolor de sangre.

¡Dejadme entrar! ¡Vengo helada

por paredes y cristales!

¡Abrid tejados y pechos

donde pueda calentarme!

¡Tengo frío! Mis cenizas

de soñolientos metales

buscan la cresta del fuego

por los montes y las calles.

Pero me lleva la nieve

sobre su espalda de jaspe,

y me anega, dura y fría,

el agua de los estanques.

[…]

Cortijo del fraile, donde tuvo lugar el crimen que se relata en Bodas de Sangre de Lorca. © Ana Asensio

Cortijo del fraile, donde tuvo lugar el crimen que se relata en Bodas de Sangre de Lorca. © Ana Asensio

 

 

Fragmento: ‘Bodas de sangre’, de Federico García Lorca (1933) / Fotografía: Ana Asensio Rodríguez

 

 

La arquitectura no quiere adeptos, sino amantes

“Este es mi punto de vista actual sobre la arquitectura que cultivo. Actual porque es de hoy. No sé mañana lo que pensaré. Como arquitecto auténtico que soy y seré hasta mi muerte, no cesaré de darme golpes con las disciplinas en espera del chorro de sangre verde o amarillo que, necesariamente y por fe, habrá mi cuerpo de manar algún día. Todo menos quedarme quieto en la ventana mirando el mismo paisaje. La luz del arquitecto es la contradicción. Desde luego, no he pretendido convencer a nadie… La arquitectura no quiere adeptos, sino amantes. Pone ramas de zarzamora y erizos de vidrio para que se hieran por su amor las manos que la buscan…”

Saenz de Oiza parafraseando a García Lorca