Arquitecturas en papel / Palacios en las llanuras, casas en las montañas

Sura 7. Al-A‘raf (Los Lugares Elevados)

74. Recordad cuando os hizo sucesores, después de los aditas, y os estableció en la tierra. Edificasteis palacios en las llanuras y excavasteis casas en las montañas.

Sura 16. An-Nahl (Las Abejas)

68. Tu Señor ha inspirado a las abejas: «Estableced habitación en las montañas, en los árboles y en las construcciones humanas.[…]

Sura 26. Ach-Chu‘ara’ (Los Poetas)

128. ¡Construís en cada colina un monumento para divertiros!
129. ¿y hacéis construcciones esperando, quizá, ser inmortales?

Sura 22. Al-Hajj (La Peregrinación)

45. ¡Qué de ciudades, impías, hemos destruido, que ahora yacen en ruinas…! ¡Qué de pozos abandonados…! ¡Qué de elevados palacios…! […]

Sura 25. Al-Forqan (El Criterio)

10. ¡Bendito sea Quien, si quiere, puede darte algo mejor que eso: jardines por cuyos bajos fluyen arroyos, palacios!

Sura 27. An-Naml (Las Hormigas)

52. Ahí están sus casas en ruinas, en castigo de su impiedad. Ciertamente, hay en ello un signo para gente que sabe.

Sura 29. Al-‘Ankabut (La Araña)

41. Quienes toman amigos en lugar de tomar a Dios son semejantes a la araña que se ha hecho una casa. Y la casa más frágil es la de la araña. Si supieran…

Sura 52. At-Tur (EL Monte)

1. ¡Por el Monte!
2. ¡Por una Escritura, puesta por escrito
3. en un pergamino desenrollado!
4. ¡Por la Casa frecuentada!

coran-en-francais-2450x17

 

Fragmentos seleccionados de El Corán (versión castellana de Julio Cortés)

 

 

 

Arquitecturas en papel / El universo está en el interior de una de las columnas

“Los fieles que concurren a la mezquita de Amr, en el Cairo, saben muy bien que el universo está en el interior de una de las columnas de piedra que rodean el patio central… Nadie, claro está, puede verlo, pero quienes acercan el oído a la superficie, declaran percibir, al poco tiempo, su atareado rumor… La mezquita data del siglo VII; las columnas proceden de otros templos de religiones anteislámicas, pues como  ha escrito Abenjaldún: 《En las repúblicas fundadas por nómadas es indispensable el concurso de forasteros para todo lo que sea albañilería》.
¿Existe ese Aleph en lo íntimo de una piedra?”.

JAzYCsg

Fragmento de “El Aleph”, cuento de Jorge Luis Borges (1945), seleccionado por AAAA magazine

Literatura, Caligrafía y Arquitectura. Maridajes y adulterios

Detalle de la Puerta del Mihrab, Mezquita de Córdoba. Foto de Archivo

Detalle de la Puerta del Mihrab, Mezquita de Córdoba. Foto de Archivo

La palabra relata una cultura. En esa suma de vocablos y conceptos, perfectamente engranados en el lenguaje mediante la estructura de la gramática, subyacen siglos de evoluciones. Pero no sólo se trata de lo que podemos aprender de su evolución, sino de las pequeñas connotaciones que tiene cada palabra y la relación entre ellas: dobles significados, ambigüedades, rasgos, rechazos o aprobaciones, de una manera tan interiorizada que no podemos controlarla. Conceptos que sólo existen en ciertas culturas, mientras que en otras son ausencias. Sentimientos y necesidades de expresión implícitos en el lenguaje, observados a través de un análisis psicológico y sociológico, nos dicen más de ellas que cualquier análisis técnico o histórico del mismo.

La palabra es, sin duda alguna, un arte: un medio de expresión de una sociedad, no solo consciente, sino inconscientemente.  El medio de expresión más sincero que hay, y al tiempo, más manipulador, donde lo que no te representa, muere, y donde las nuevas necesidades, nacen. Lo que no se puede describir no existe, tal es su poder.

Pero las artes no se pueden analizar de forma aislada. Al igual que tras las diferentes maneras de relacionar la palabra se esconden rasgos culturales, el modo en que se relacionan las artes entre sí, es también narrador de una sociedad.

Sigue leyendo