Museum of the Ancient Nile (MoAN), Egypt/ #arquideasMoAN

Si aún no has preparado tu proyecto del MoAN de Egipto, el nuevo concurso de ideas lanzado por Arquideas, tienes todavía 70 días de un largo verano por delante. Aquí te resumimos la información básica, pero ante todo te recomendamos visitar la web, donde además te puedes inscribir en la comunidad Arquideas para estar al tanto de cada una de las entregas.

#arquideasMoAN

Sigue leyendo

Publicado el fallo del concurso CPSP New York / Arquideas

Ya ha sido publicado el fallo del jurado del concurso internacional organizado por Arquideas para el Central Park Summer Pavilion (CPSP) New York, tras haber estudiado detenidamente las 360 propuestas presentadas desde 42 países, durante dos fases de valoración para unificar criterios y emitir un veredicto sopesado.

Como en concursos anteriores, los criterios de valoración han tenido en cuenta cómo las propuestas representan en su conjunto los valores pretendidos en el concurso, acercándose al problema desde distintos enfoques muy meditados y llenos de talento.

Desde AAAA magazine, como partners de Arquideas y colaboradores del concurso, queremos compartir con vosotros el acta del jurado, y los distintos equipos y proyectos ganadores. Podéis acceder también a la información desde la web del concurso.

Sigue leyendo

Arquitecturas en papel / El puente estaba literalmente en su cabeza

“Después de la muerte de John Roebling, su hijo Washington le sustituyó como ingeniero jefe y ésa era otra historia curiosa. Washington Roebling tenía sólo treinta y un años por entonces y su única experiencia en construcción eran los puentes de madera que había diseñado durante la Guerra de Secesión, pero resultó ser aún más brillante que su padre.

Poco después de que comenzara la construcción del puente de Brooklyn, sin embargo, quedó atrapado varias horas en uno de los cajones neumáticos bajo el agua durante un incendio y salió de allí con una grave aeroembolia, una espantosa enfermedad en la cual se acumulan burbujas de nitrógeno en la corriente sanguínea. Estuvo a punto de morir a causa de ello y desde entonces se quedó inválido, incapaz de salir de la habitación del piso alto en el que él y su mujer se habían instalado en Brooklyn Heights.

Washington Roebling estuvo allí sentado diariamente durante muchos años, observando los progresos del puente a través de un telescopio, mandando a su mujer todas las mañanas con sus instrucciones, haciendo complicados dibujos en color para que los trabajadores extranjeros que no hablaban inglés entendiesen lo que tenían que hacer, y lo más notable era que todo el puente estaba literalmente en su cabeza: cada pieza del mismo había sido memorizada, hasta el más diminuto pedazo de acero o piedra, y aunque Washington Roebling nunca puso el pie en el puente, estaba totalmente presente dentro de él, como si al final de todos aquellos años de alguna manera éste hubiese crecido dentro de su cuerpo”.

paul auster fantasmas

Fragmento extraído de “Fantasmas”, trilogía de Nueva York, de Paul Auster (1986), seleccionado por AAAA magazine

Concurso: Central Park Summer Pavilion (CPSP) New York / Arquideas

Concurso: Central Park Summer Pavilion (CPSP) New York / Arquideas

Objeto: El objeto del presente concurso para estudiantes de arquitectura y jóvenes arquitectos, Central Park Summer Pavilion (CPSP) New York, consiste en plantear un espacio polivalente, para la realización de diferentes actividades en verano, situado en un espacio tan emblemático … Sigue leyendo

Where is your playground?

  Arthur Leipzig: Niños jugando con tiza en Prospect Place, Brooklyn, NYC. 1950

Arthur Leipzig: Niños jugando con tiza en Prospect Place, Brooklyn, NYC. 1950

Recuerdo con cariño el parque que estaba al lado de mi colegio, en la pequeña ciudad en la que crecí. En este parque había una zona con columpios de madera; el más concurrido era una gran tabla hincada la arena a 45º, con agujeros de diferentes formas y tamaños. Varias lamas de madera nos ayudaban para poder escalar la tabla.

Cada niño lo utilizaba a su antojo, pero jugábamos todos juntos: a ver quién llegaba a la esquina de la tabla que volaba sobre el suelo, a colgarnos boca-abajo desde los agujeros, al clásico pilla-pilla pero sobre la tabla (el que salía de la tabla perdía) … Sólo se dejaba de jugar para beber un poco de agua. Éste era el parque de los que vivíamos cerca del cole. Íbamos todas las tardes de la semana.

Sigue leyendo