Concurso: Canyon View Accommodation (CaVA) Arizona / Arquideas

posterjpg

Arquideas convoca su nuevo concurso de ideas, situándose esta vez en el desierto de Arizona.

El objeto del presente concurso para estudiantes de arquitectura y jóvenes arquitectos, Canyon View Accommodation (CaVA) Arizona, consiste en plantear un espacio de alojamiento temporal para visitantes en un espacio tan singular y delicado como el Gran Cañón del Colorado.

Gracias a su privilegiado emplazamiento, el espacio propuesto pretende convertirse en un referente internacional en el mundo de los alojamientos turísticos, no sólo por su localización, sino por las características de su morfología en relación a su emplazamiento y por la experiencia única que ofrece al visitante.

El CaVA proporcionará un espacio de alojamiento turístico en el entorno del Gran Cañón del Colorado, integrándose en el paisaje y ofreciendo al visitante una experiencia única.

Si quieres participar, las fechas a tener en cuenta son:

ESTADO FECHA MARCA
Abierto 17 Octubre, 2016
Activo
   Inscripción temprana 17 Octubre, 2016 – 09 Diciembre, 2016
Activo
   Inscripción 10 Diciembre, 2016 – 20 Enero, 2017
   Entrega 03 Febrero, 2017
Activo
Deliberación del Jurado 04 Febrero, 2017 – 27 Febrero, 2017
Fallo del Jurado 28 Febrero, 2017
Votación de la comunidad 06 Marzo, 2017 – 31 Marzo, 2017
Publicación de resultados 31 Marzo, 2017

Para tener toda la info, visita la convocatoria y bases completas aquí.

Poesía del Abandono / Castillo de Sagunto

IMG_8035b

«Cuando se construye un edificio, es todavía libre de servidumbre, tiene un tipo de elevación espiritual – ninguna brizna de hierba puede crecer en su estela. Cuando es terminado y en servicio, se diría que quiere contarle la aventura de su construcción. Pero todas sus partes encerradas entonces en su servidumbre devuelven esta historia poca interesante. Cuando deja de utilizarse y cuando cae en ruinas, entonces reaparece la maravilla de sus comienzos: es bueno verlo enlazado por follaje, de nuevo elevado en espíritu y liberado de servidumbre». Louis I. Kahn, “Architecture: Silence and light”.

Las ruinas siempre han provocado una fascinación irracional sobre el hombre. Símbolos caídos, a veces, de la grandeza de civilizaciones desaparecidas, son lugares propicios al imaginario. ¿Quién de pequeño nunca ha soñado con explorar un castillo abandonado, construyéndose un mundo mental de aventuras?

Las ruinas, reencontradas por los arquitectos durante viajes iniciáticos, desempeñan un papel mayor, aún hoy, en la concepción del pensamiento moderno de la arquitectura. Le Corbusier viajó a Italia, y Kahn penetró en la esencia de la arquitectura observando las sombras de las pirámides. La arquitectura es una cosa mentale.

Sigue leyendo

El parque temático Batlló

Hace unos meses viajé a Barcelona y como buen estudiante de arquitectura planeé la visita lo más intensa y barata posible, siendo esto último lo más difícil.

Me llevé la impresión de que la ciudad tiene una mayor inquietud hacia la cultura que la que conocí en otras ciudades. Y a su vez, una actividad turística desmesurada que pocas veces vi, la cual amenaza con devorar a la propia ciudad. Ambas realidades presentan tanta fuerza que se hace complicado compaginarlas adecuadamente.

Un buen ejemplo de dicha dualidad es la casa Batlló. Fue una sorpresa doble y dispar dadas mis ideas previas sobre la obra y su autor, Antoni Gaudí. Siempre vi la casa demasiado justificada por sus formas alegóricas y simbólicas, pero al visitarla quedé gratamente impactado. En primer lugar me sorprendió la maravilla de la fluidez de sus recorridos, su escala y esos micro-espacios dentro de otras estancias; los colores, el patio de luz y el trasero. El diseño llevado a todas las escalas desde las magníficas estructuras hasta los trabajos más artesanales. Mis prejuicios, alegremente, se vinieron abajo.

La otra sorpresa o decepción surge de la imagen que se ha configurado de Gaudí. Si portaba la idea de Gaudí como un arquitecto anecdótico, la que se muestra es muchísimo mayor. Funciona, en lo relativo a producir ingresos, pues el consumo que genera la casa es impactante.

Que la gestión de la casa Batlló está orientada principalmente a la recaudación queda más que demostrado incluso antes de entrar, al ver cómo está organizada la visita. Sorprenden en la taquilla los distintos tipos de entrada. Puedes elegir desde pagar 5 euros más para no hacer una cola que ellos provocan, hasta pagar 12 euros más por unas pantuflas con su logo y hacer la visita con ellas puestas. Sí, tan simple como eso. También tienes la opción de una visita teatralizada donde “el propio Gaudí” recorre y te explica la casa. Yo opté por la entrada más sencilla y disfruté de un irrisorio descuento para estudiantes de 3 euros sobre un precio de 22’5, con audioguía obligatoria.

Reconozco que dicha organización previa ya me puso nervioso, pero fue en el interior donde de verdad me enojé. Justo en la entrada dan unos cascos y un móvil con la aplicación-audioguía. El funcionamiento es sencillo, al entrar en cada estancia la pantalla del terminal muestra una foto esfera de la misma. Lo cual suena raro, ¿para qué quiero ver en un móvil una recreación 3D de lo que estoy viendo en directo? ¿Qué sentido tiene fijar mis ojos en un móvil en vez de en la casa? Sencillamente porque no puedes ver la habitación debido a la aglomeración de gente. En algún momento decidieron que si no había muebles podría entrar más gente y los quitaron. Así que para que puedas ver la propia casa en la que estás y su mobiliario tienes que moverte mirando la pantallita.
La escena carece de sentido, ir a Barcelona a la casa Batlló, estar dentro y acabar mirando un móvil.

Si por un momento te quitabas los cascos y observabas, la escena era desconcertante. Ver a docenas de personas en silencio, con una pantalla pegada a sus caras y pivotando sobre sí mismas para descubrir qué hay detrás de los demás visitantes.

Continuando con esta dinámica recorres la casa y llegas a la proyección de un vídeo explicativo de la fachada del edificio. Un vídeo que se proyecta sobre una maqueta blanca de la casa y que es una sucesión de las alusiones mitológicas que componen la fachada. Dicho vídeo termina con una batalla entre el dragón y San Jorge, para explicar la cubierta. La victoria se celebra con un despliegue de fuegos artificiales dignos de la introducción de las películas de Disney, para seguir añadiendo más bombo y platillo a la obra.

Esta casa es mucho más que eso, la arquitectura es mucho más que eso. A todas esas intenciones de Gaudí las acompaña un gran trabajo técnico y artesanal que armonizan a la perfección y carecen de sentido por separado. Gaudí fue un gran arquitecto que goza de una simpatía generalizada y su persona es una buena oportunidad para crear puentes entre la isla en la que vivimos los arquitectos y el resto de la sociedad. En vez de focalizarse la parte más rentable se debería transmitir completamente el valor arquitectónico de su obra.

Construir un parque temático y administrarlo como tal, al menos es coherente. Pero gestionar una obra de arquitectura de esta magnitud como un parque temático es un grave error, que daña tanto a su autor como a la arquitectura en general.

Aunque en la Casa Batlló fue especialmente palpable la focalización y distorsión de la imagen de Gaudí es una actividad que afecta a las obras más populares del arquitecto catalán en Barcelona.

Cultura y turismo son sectores que a menudo se solapan y es peligroso que el patrimonio cultural se gestione casi exclusivamente para generar dinero de los turistas. Barcelona empieza a venderse demasiado a sí misma y vende también su cultura. El ejemplo de Gaudí es uno más de los que se pueden encontrar. Hay que saber poner límites a los instrumentos generadores de dinero sobre todo cuando se basan en explotar el patrimonio universal, sea del tipo que sea.

 

Texto: Álvaro Gutiérrez / Edición: Ana Asensio / Fotografía: Álvaro Gutiérrez  / Escrito originalmente para AAAA Magazine /  Fecha 25  jul 2016

Amor y Arquitectura: Promenade

Caminaba, como solía hacerlo de un tiempo a esta parte, con la vista clavada en la punta de sus botas de piel negras y con paso ligero, alzando la mirada únicamente para responder de un modo casi automático a cualquier estímulo imprevisto o confirmar que todo permanecía tal y como lo recordaba la última vez. Sólo de este modo podía reparar de un modo preciso en que el tipo que vendía cartuchos de almendras continuaba en la misma esquina en la que está desde hace más de treinta años, o que la luz de esas horas de la tarde parecía conferirle al paramento de mampuesto de la iglesia de San Pablo una apariencia absolutamente atemporal, como si una de esas fotografías sepia que su abuelo atesoraba en aquella vieja lata se hubiese cristalizado en el tiempo y el espacio, observando en silencio el devenir de una ciudad que apenas era capaz ya de reconocerse.

PROMENADE2

Sigue leyendo

Ya has estado en este hotel, aunque no has estado en esta ciudad

La historia suele comenzar introduciendo una tarjeta magnética blanca en el lector de una puerta.

Le sigue una luz roja, porque a la primera nunca sale verde.
Aun así, decides probar. Giras la manivela y nada.
Vuelves a meter la tarjeta blanca, esta vez con más paciencia.
Y ahora sí, luz verde.
Abres y entras.

Sigue leyendo