Ciudad Abierta de Ritoque, paisaje habitado / 44 años después

© Ana Asensio

© Ana Asensio

Partida en dos por la carretera que va de Concón a Ritoque, surge de repente entre las dunas de una playa de aguas embravecidas, y una montaña de descontrolada vegetación, la Ciudad Abierta.

Como suspendida en el tiempo, ausente de todo cuanto sucede alrededor, la Ciudad Abierta se protege, paradójicamente, tras una valla metálica. Es un día feriado, las familias están en sus casas, la puerta está abierta. Pasamos.

Sigue leyendo